GOOGLE

Búsqueda personalizada

martes, 23 de diciembre de 2008

Cocinando en las fiestas

2 comentarios:

Buscador dijo...

21 de Diciembre de 2009
La oscuridad de nuestro camino nos hace errar. Con frecuencia venimos de la noche buscando caminos de luz y regalamos nuestra vida persiguiendo deseos en nuestro buén hacer. Con la llegada de las estaciones vamos cumpliendo años y estos nos van cambiando. Dibujamos lo que somos y nos perdemos como los sueños de la noche detrás de alguna duda. Una canción dice que vale la pena vivir, que todo está ahí para cogerlo porque todo lo hicieron para nosotros. El autor lo canta de una manera tan vitalista que por un momento nos lo creemos todo... En cualquier epoca del año caemos enamorados y todo se hace primavera. Cantamos a la vida y vivimos momentos sublimes; nos recreamos en ellos y también lloramos sufriendo desengaños; aullando sentimientos que se adhieren a nosotros. A veces nos cuesta decir la verdad por verguenza temerosa a exponer el alma tan frágil. Para unas personas ven su ventura y su desenventura sin ningun temor, otras se convierten en gente que llora lluvia por tener un tormento que arrastran desde siempre. En lo que sentimos, recordamos, vemos, tocamos y escuchamos, damos fe de vida en todos sus aspectos pero, no se todavía el secreto de lo que me ayuda a vivir sin decaer tirando hacia delante. Doy un salto con entusiasmo peleando con uñas y dientes contra mis defectos y a veces no recojo frutos pero cuando me supero, mi vida se hace en cinemascope. Voy madurando y hay días que leo cosas escritas hace una año sobre mis pesares...y me río por su inocencia. La vida me gana por 5 a 0. Revolvemos en la memoria y a nuestro pesar encontramos deudas sin cumplir que pesan. A veces rastreamos lo que ya no existe y vemos restos de un naufragio que ya pasó asociándolo a una música que estaba de moda en aquel momento.
Esta tarde-noche, sólo quería ver mis pensamientos escritos en este blog y por más que me leas y no me entiendas, dentro de un año donde quiera que esté y por oscuro que sea mi camino me acordaré de hoy...quizás me ría.
------------------------------------

Un momento para vivir:
Tenemos recuerdos que a veces nos hacen soñar. Recordamos cosas que existen y que no existieron pero que algun día pasaron por nuestra cabeza. Jugamos con la imaginación y la realidad de todo para perder el tiempo a cada vuelta de la esquina. Aparecen las imágenes del pasado y con melancolía ahora se pasean por mi. Salto de un lugar a otro sin un recorrido definido y creo que por entonces yo era feliz. Apareces tu sentada en tu pupitre o miro aquella foto de un libro que me llamaba tanto la atención. Me veo en mi calle jugando y pasada una milésima de segundo recuerdo la adolescencia con todas las amarguras que ella conllevaba por no saber. Inventábamos un mundo y una realidad a la vez que alguien se empeñaba en cambiarlo todo con la educación y las buenas maneras. Tejemos con el tiempo nuestra propia historia sin nada que poder olvidar; nos acordamos de todo ello y perdemos el tiempo viendo imágenes impresas en la memoria porque siempre, hay algo que las motiva a salir. Hace siglos yo descubrí el amor y sabía perfectamente que era cuando lo encontré. Hemos dejado impresa la huella de lo bueno y malo de nosotros mismos y perdurará con el tiempo hasta que desaperezcamos. Mis labios sonrien en un vaiven de recuerdos contándome mis verdades. Ya sé que quizás, puede haber una persona en este mundo que de alguna manera se parezca a esta forma de ver la vida; a veces somos tan pararecidos... pero nadie podrá vivir la esencia de lo que somos nosotros. Siempre quise crecer como persona y me gusta volar con los pies en la tierra; como aquella golondrina que me visita todos los años volando a ras del suelo y al amanecer, la siento cantar en su nido canciones para sus crías. Soy amante de la vida y creo que siempre seré como un principiante; me dejo impresionar por todo lo que siento y me rodea. Amo la vida y de ella quiero probar casi todo lo que esta me ofrece. La sensibilidad tiene mucho que ver, es tan sutil como el terciopelo y otras veces provoca tal dolor que nos hace llorar. Me sumerjo en el recuerdo y en un periquete veo los días felices de mi pueblo con toda su gente disfrutando a la par y nadie era menos que nadie. Recuerdo que he tenido recuerdos en momentos que no se bién porque los tuve y aún así, me desvelan lo que soy por muy absurdos que sean los motivos. La vida es el reflejo de lo vivido, de lo que se vive y de lo que se vivirá...
----------------------------------

Fotografías
Un día te dije que las palabras cuando se leen se hacen voz en el pensamiento, que cada autor tiene su propia voz como cada imagen su interpretación y cada escrito su estilo. El recuerdo se llena de imágenes como la imaginación de un niño y la vida no es dejar huella sino vivirla. Muchos de mis recuerdos no tienen voz ni nombre y son mendigos pasajeros de las calles de Córdoba. Leo miradas y gente que va y que viene pero que no se el porqué se queda impresa en mi memoria. La vida interior de cada persona tiene tantos recovecos como la noche de una gran ciudad; con tantos personajes y tantas fotografías inclasificables. Antonio Machado decía que (corrígeme si me equivoco) todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar… pasar haciendo camino caminos... caminos sobre la mar. Nunca perseguí la gloria de dejar en la memoria de los hombres mi canción... Caminante son tus huellas el camino y nada más...


Buenas noches amiga. Hoy es noche buena y me encantó leerte. Más abajo te he dejado otros relatos. Espero que los difrutes.

Samabuai dijo...

Hola, muchas gracias por tus escritos, que son los del blog, que es muy bueno!
Besos